obser
obser
La Yegua Sometidas Entrevista Observatorio Nota
obser
obser Luna Signo Argentina Viernes 24 de Octubre 
obser
Mostrar notas anteriores >>Ocultar notas anteriores <<



> Yo acuso

> Consuelo de idiotas

> Test de inversión de tiempo en otro/s

> Antropología y Detergente: DEJÁ, LAVO YO

> Mujer sin Fin, La conspiración del Cronófago

> Introducción de Mujer Sin Fin

> Manejar es manejarse

> Se conformó la PAR

> ¿Cuánto hace que venís acá, de qué signo sos?

> Redecorar-me

> Mi reino por un novio!!!

> Adicta a los Realities

> Recuerdos y conclusiones con gusto a salado

> ¡¡¡Me quedé sin baterías!!!

> ¿Tiempo masculino = tiempo femenino?

> Trabajar en grupo y no morir en el intento

> A rodar mi vida

> Te lo digo en portuñol

> Sobredosis de publicidad

> Les presento a Cachito

> El lejano oriente

> Las penas son de nosotras…

> Mejor, todas juntas

> Mejor sin Ken

> Ellos si, nosotras no

> Cansada ya de ser buena

> Top Five de frases bobas masculinas...

> Consumiendo infiernos o “el corazón con aujeritos”

> No gracias, no necesito ayuda

> Amigos argentinos

Buscar
Buscar

por Luis Buero para mujeres inquietas
Simplemente no te quiere

Foto Portada (Comentario para Clarisa Ercolano y sus amigas lectoras, motivado por la columna “Los hombres que les temían a las mujeres”)

Para empezar me animo a recomendar una película que ya está en los videoclubes: Simplemente no te quiere, la cual reúne unas cuantas caras lindas (Scarlett Johansson, Ben Affleck, Jennifer Aniston, Drew Barrymore, Jennifer Connelly, Bradley Cooper y Justin Long, entre otras), y sigue la línea de otros filmes norteamericanos como Definitivamente tal vez y El último beso.




Me parece más que cierto lo que expresa en su nota “Los hombres que les temían a las mujeres” mi querida compañera narc(i)sa Clarisa Ercolano, refiriéndose a un estatus pelotudus del bicho masculino presente, del que, los que escribimos en revistas femeninas durante varios años, hablamos muchas veces desde distintos ángulos y bajo variados títulos.

Primero, a mediados de los noventa, postulamos que todo se debía a que estábamos en la era del hombre “light” (¿se acuerdan de Gilles Lipovetsky?). Después nos referimos al Síndrome de Peter Pan, a la nueva categoría varonil de adultescentes, a los hombres E, a la generación Milenium, a los metrosexuales, a la tendencia no-invasiva de los varones y a no sé cuántas teorías berretas más, para finalizar siempre en el llamado temor al compromiso.

Más allá de la inevitable desorientación del machista terráqueo (machistas un poco somos todos, desde que en el jardín de infantes descubrimos que nosotros teníamos el falo y ellas no) ante esta mujer que actualmente dice querer hacer lo que se le canta, cuando se le ocurra y con quien le parezca, y que no acepta que nadie le diga lo contrario… para mí siempre hay “otra cosa” detrás.

Es cierto, las mujeres son impredecibles e insatisfechas por estructura, pero cuando decimos que a los hombres les aterra el compromiso ya estamos simbolizando la angustia: le ponemos nombre y dejamos de investigar qué sucede en cada caso particular.

Nos conformamos con que “el que se quemó con leche cuando ve la vaca llora” o con que “ahora la adultez comienza a los 30”, y seguimos recreando las mismas columnas para distintas publicaciones.

Creo que, con simpleza, la película a la que he hecho alusión antes les dice a las mujeres (y a alguno que otro hombre) la verdad: simplemente no te quiere.

Eso es todo. A la mujer le pasa lo mismo con nosotros: el tipo puede ser un divino, pero… no le dilata las pupilas. Mala suerte.

El problema es que es muy difícil aceptar que para esa persona que se ha fijado en nuestra mente nosotros somos más prescindibles que popó seca de gato, y por eso no nos llama o no se quiere casar o escapa de nuestro lado con mil excusas.

Freud encontraba cierta similitud entre la hipnosis y el amor. Lacan agrega algo más jugado: Amar es dar lo que no se tiene a alguien que no es. Es decir, “vemos ese brillo que nos encandila”, absolutamente puesto por nosotros en alguien… o no lo vemos. Lo demás es palabrerío. Es “no sos vos, soy yo” y esas boludeces que se dicen para no expresar la verdad: se agotó la hipnosis. Porque ese brillo no es eterno, tampoco, ya que, como reza la calle: el amor es ciego, pero el matrimonio le devuelve la vista.

Entonces, a la amiga de Clarisa que dice “Este salame me quiere, pero está asustadísimo”, yo le respondería con la frase del barman de la película a la clienta que le pide consejo: “Simplemente no te quiere”.

Ya sé, la verdad no gusta, mejor seguir en la negación, algo tan humano y que sirvió para que exista el psicoanálisis.

Ahora bien, en vez de odiarme, mujer, sentá a tu “peor es nada” en el sofá y preguntale cómo definiría estas palabras, si querés. Son sustantivos habituales desde el mirar masculino, y (anotá) si opina igual que lo que puse abajo, ya sabés lo que tenés que hacer.

Anexo con diccionario-ayuda:

El diccionario del tipo que “les tiene miedito”, según Clarisa, pero que para mí no se enamoró de veras, es este (no está en orden alfabético, sorry).

transa: Chica que él besa en sector privado de boliche de Palermo, y que luego no quiere ser el amor de su vida por una sola noche. Reemplaza en el tiempo al antiguo “filito” para “chapar”, cuando las casas de Buenos Aires tenían zaguanes.

mina pirada: Jovencita del mismo boliche moderno que sí, sí acepta con sus curvas cóncavas y convexas convertir dos paralelas en un ángulo recto, pero que al día siguiente amanece lavándole al muchacho los platos y le pregunta cuándo puede traerse la valija… y a su hijita de seis años.

primera novia: Muchacha que el chico supone inexperta, a la que, cuando al sujeto no le funciona la “carne trémula” porque de tanto querer sacarse un diez no actúa ni para un uno, le asegura que es la primera vez que le pasa y ella le cree. O al menos eso dice.

minita: Partenaire sexual de los días miércoles, cero responsabilidad civil, ciento por ciento libertad afectiva, todo placer y relax… hasta que queda embarazada y el fulano tiene que casarse sin amor en veinticuatro horas o huir como presidente en época del corralito, esperando que la turra no vaya a hacerle al crío un análisis de ADN.

amigovia: Proyecto de amor posible y compañera de facultad que se acuesta con el tipo, pero que no lo deja copiarse de ella en los exámenes y, para peor, se va a bailar sola con otros. Es la que siempre le crea inseguridad, porque tiene más invitaciones y compromisos a cumplir que Cristina Kirchner ahora que abrió el diálogo con la oposición.

novia oficial: Mujer que le recuerda a la madre, porque lo convence de que sin ella él es un animal incompleto y que con ella se porta siempre como un completo animal. La elige porque ella porta un rasgo que le hace acordar a su mamá, repito; el problema es que ese rasgo crece con el tiempo, como un forúnculo en la nariz, y, como sería incestuoso hacerle el amor a la propia madre, el señor no puede tener sexo con ella nunca más, ni siquiera con una sobredosis de Viagra.

novia circunstancial: Se la elige simplemente, como dice la teoría, para revestir a un objeto de interés sexual hasta lograr una satisfacción erótica, desapareciendo luego el deseo con la consecución de dicho fin… hasta la semana siguiente, cuando la libido se vuelve a posar en ella o, como diría un amigo, “Es triste la vida: uno coge, pero después se olvida”.

amante: Geisha eterna que tiene veinte kilos menos que cualquier esposa y nada de vello, siempre huele bien y nunca critica a su Romeo prestado cuando él le pregunta “¿En qué estás pensando?”.

esposa: Señora que destina cinco minutos de la semana para dar sexo a su marido, y dos horas por día para hablar con su madre por teléfono. Y el resto de la semana lo trata al zángano como a soldado descarriado.

ama de casa: Fémina que acostumbra revisar los bolsillos del saco, las llamadas del celular y los e-mails recibidos por el caballero, y que le controla el horario de entrada y salida mejor que un gerente de recursos humanos. Cambia los muebles del living de lugar diez veces por año y no lo deja salir a la calle cuando la ropa se le pone vieja (que es justo cuando más la aprecia el tipo… a esa ropa, obvio). Ah, a veces ella tiene olor a milanesas fritas en el pelo.

pareja: Concubina lo suficientemente inteligente como para saber que no le conviene casarse con ese espécimen.

mujer: Persona que nos reclama muchas cosas porque dice que le damos poco, pero que, cuando el amante logra satisfacer su demanda, se escapa como Julia Roberts ante el proveedor Woody Allen en Todos dicen te quiero, porque ella goza de la privación, no de la provisión, aunque grite lo contrario.

ex esposa (o simpáticamente bautizada la bruja): Aquella que quiere vivir con el sueldo de su ex, pero sin este.

madre del hijo que el tipo tuvo con ella: Educadora divorciada que, cuando el pibe en cuestión hace travesuras, siempre le grita: “¡Saliste igual de bestia que tu padre!”.

alumna pícara o secretaria diligente: Niña de 22 que, cuando el varón llega a los 50, le pone la andropausia entre paréntesis dejándolo soñar un rato más el mito del macho cabrío. Pero por un rato, solo un rato; después lo tira al río como al chupete de un bebé que ya come papilla.

hombre ideal (para ellas): Un homoeroticus sin miedo al compromiso, con la billetera de Soros, el físico de Matt Damon, el ingenio sexual del marqués de Sade, el romanticismo de Bécquer, la racionalidad de Descartes y la tranquilidad espiritual de Gandhi. Un ser perfecto que, además, debe carecer de celos y planteos, una especie de vegetal portátil que todo lo comprende y al que nada afecta, ni siquiera las acciones invasivas de la suegra, los chistes obscenos del cuñado y las voces de otros tipos llamándola a ella por el radio de su celular.

amor perfecto: El que le tocó a Adán, pues no tuvo que escuchar el relato de todos los novios maravillosos que ella dejó atrás para casarse con él. Claro que después apareció la víbora, y con esta el desalojo del paraíso y la gran incógnita: ¿con quién engendró sus hijos Caín?

En síntesis, querida lectora, estas definiciones parten de un tipo que no está enamorado, porque cuando los hombres caemos realmente en el asador, como diría herr profesor: quedamos sumisos y humildes frente a ella y renunciamos a toda iniciativa personal: la hipnotizadora, Ella, ocupó el lugar del ideal del yo. Y le pertenecemos, al menos por un largo tiempo, le pertenecemos, sí. Todo lo demás es literatura.



Comentarios sobre esta nota

Anónim@ escribió : la verdad tiene sus cosas bonitas pero es aburrido por que no es lo que todos quieren leer o se enganchan na mas empezarlo
enviado el 26/01/2012 08:48:48

Mariana escribió : Me sirvio para reflexionar... que mejor elogio? gracias
enviado el 06/08/2009 02:20:17

paula v escribió : Gran nota, me hiciste reir y reflexionar. sin desperdicio. besos
enviado el 05/08/2009 09:24:28

Ludmila escribió : Luis!! lo mejor de lo mejor...el último párrafo! Creo que es lo que buscamos..alguien que piense eso de nosotras. Besos, nosvemos pronto!
enviado el 04/08/2009 13:35:34

Luisa Monzon escribió : Muy buena la nota, Luis, te felicito, simplemente no te quiere y no mas vueltas.
enviado el 03/08/2009 23:54:10

GABY escribió : ...No estoy tan de acuerdo en un punto....el de que citando a algun pensador Luis plantea que siempre el brillo se lo ponemos nosotros al otro...quizas cuando este es inmerecido, pero realmente hay hombres cuyo valor o brillo es tan real como que te gusta escribir Buero... no son espejismos en el desierto de Romeos, no....y lo digo con conocimiento de causa, de haberme perdido en algun espejismo que mi mente por un lado pero tambien cierto talento para crear esa confusion, reconozcamoslo que provino del señor que me despisto brevemente por espacio de algunos años... Pero como le dije a mi pareja anoche...el es el final feliz de la pelicula de mi vida amorosa...!!!
enviado el 03/08/2009 17:15:29

PATRICIA escribió : GENIAL LA NOTA, LUIS!
enviado el 03/08/2009 09:18:04

karina DAvola escribió : HAY LUIS COMO LA FRASE HAY CARMELA PERO CON VOS ES HAY LUIS ! ME ENCANTA TU INTERPRETACION DE LOS HECHOS
enviado el 31/07/2009 20:40:55

liliana diaz escribió : LUIS, BRILLANTE.COMO TODO LO QUE NOS DAS.GRACIASPOR MANDARME LA NOTA.NOS VEMOS EN EL HOSPI.JAJAJAJ BUENISIMO
enviado el 31/07/2009 16:13:20

Claudia Lombardi escribió : Es tan simple como eso No te quieren y nosotras le buscamos la vuelta, el colchon, la red, para que no nos duela... pero asi simplemente.. hay gente que no nos quiere Y????? A aceptar, a ser grandes y bancarse los NO.
enviado el 31/07/2009 09:46:59

sylvia do pico escribió : creo que voy a copiar el listado de Luis con los significados y a pegarlo en un lugar visible...
enviado el 30/07/2009 18:55:20

stella hernandez escribió : excelente la nota, es muy recomendable, coincido totalmente con el autor.
enviado el 30/07/2009 17:31:34

Recomendá esta nota
Agregá tu comentario


Quiero dejar mi comentario en forma anónima

Pero si querés...
- Que tus comentarios sean personales
- Recibir en tu mail los comentarios que otr@s realicen
- Mostrar tu perfil a los demás
- Recibir mensajes directos
- Guardar el historial de notas que visitaste
Ingresá tu usuario y contraseña de Comunidad

usuario
contraseña
olvidaste tu contraseña?
ingresá tu email para recibir la contraseña
 




o HACE CLICK AQUI para sumarte a la Comunidad narc(i)sa



Te proponemos seguir con

Notas recientes Más comentadas Más leídas
Marni Horwitz

Sonia Szóstak

Dominique Goblet

test

Esta es una nota de prueba con IE

Más que padre ... es un tío

Suegras de ayer, hoy y mañana

Stefania Fumo

Prohibido estar triste

¡¡¡Me encanta putear!!!!

Bebé 1- Mamá 0

Soy económicamente independiente

Antropología y Detergente: DEJÁ, LAVO YO

La Red Luna Venus

Entrevista a Olga Weyne


obser
Galería Links
Contacto
obser